Cómo manejar la negociación salarial en una empresa pequeña o familiar

Introducción

La negociación salarial puede resultar complicada para muchas personas, especialmente en empresas pequeñas o familiares. En muchos casos, los empleados no tienen una idea clara de cómo manejarse en estas situaciones y pueden sentirse incómodos al pedir un aumento de sueldo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la negociación salarial es una parte fundamental del proceso de empleo y debe ser tomada en serio. En este artículo, analizaremos algunos consejos útiles que te ayudarán a manejar la negociación salarial en una empresa pequeña o familiar.

1. Investiga sobre el mercado laboral

Antes de comenzar cualquier negociación salarial, es importante que estés informado sobre lo que ofrece el mercado laboral en tu área. Investiga sobre las tendencias actuales en salarios, beneficios y otros beneficios adicionales para trabajadores del mismo nivel. Si tu salario actual no es lo suficientemente bueno como para mantenerte, entonces debes considerar seriamente pedir un aumento en tu salario antes de que sea demasiado tarde. La investigación en este aspecto debe ser muy meticulosa, para que puedas tener argumentos sólidos en la negociación salarial.

1.1 Investigación de salarios en línea

Una forma de conocer los estándares de salario en el mercado laboral es investigar en línea lo que se dice sobre el sector en el que trabajas. Hay varios sitios web que ofrecen información relevante sobre el mercado laboral, como Indeed, Payscale, Glassdoor, Monster, LinkedIn, entre otros. En estos sitios web, encontrarás detalles sobre los salarios actuales para tu posición en empresas similares a la tuya, así como otros beneficios adicionales que se ofrecen. Con esta información, podrás tener una idea clara sobre el rango de salario que deberías estar buscando en tu negociación.

1.2 Habla con tus redes de contacto

Otra forma de investigar sobre los estándares de salario es preguntando a tus redes de contacto si saben de alguien que trabaje en una empresa similar a la tuya. A través de estas conexiones, puedes obtener información precisa sobre los salarios y beneficios que se ofrecen en empresas de tu sector.

2. Analiza tu situación actual

Antes de comenzar la negociación salarial, debes analizar bien tu situación actual. Es importante ser realista y analizar tus fortalezas y debilidades. Esto te ayudará a tener una idea clara de lo que puedes hacer para mejorar tu situación e incrementar tus posibilidades de éxito en la negociación.

2.1 Evalúa tu desempeño laboral

Antes de pedir un aumento de salario, debes evaluar tu desempeño laboral en la empresa. Si has trabajado duro y has cumplido tus objetivos, entonces tienes un argumento sólido para pedir un aumento. Si, por el contrario, no has estado logrando tus objetivos o has tenido problemas en el trabajo, es probable que tu solicitud de aumento de salario sea rechazada. Por ello, debes estar muy seguro de tus capacidades para lograr tus objetivos, porque ser enérgico no es suficiente, deben ser argumentos sólidos.

2.2 Analiza los motivos por los que quieres un aumento

Antes de comenzar cualquier negociación salarial, es importante que tengas claros los motivos por los que estás pidiendo un aumento. ¿Necesitas un salario mejor para cubrir tus gastos? ¿Sientes que tu trabajo ha mejorado significativamente desde que comenzaste a trabajar en la empresa? ¿Estás buscando un salario acorde a tus capacidades? Estos son solo algunos de los motivos más comunes por los que las personas piden un aumento de salario.

2.3 Analiza tus opciones

Cuando se trata de la negociación salarial en una empresa pequeña o familiar, es importante que analices tus opciones. ¿Estás dispuesto a cambiar de trabajo si no se alcanza un acuerdo con tu jefe? ¿Hay otras empresas en tu sector en las que podrías trabajar? Es importante que tengas un plan B en caso de que la negociación no salga como esperas, porque así podrás mostrar a tu jefe que tienes otras opciones.

3. Prepara tus argumentos

Una vez que has analizado tu situación actual, y has hecho una investigación sobre el mercado laboral, es hora de preparar tus argumentos. Para tener éxito en la negociación salarial, debes ser capaz de demostrarle a tu jefe que mereces un aumento de salario. Aquí te dejamos algunos consejos para preparar tus argumentos:

3.1 Usa ejemplos concretos

Usar ejemplos concretos de tus logros y logros en la empresa puede ayudarte a demostrar que mereces un aumento de salario. Si has logrado aumentar las ventas, reducir los costos o llevar adelante proyectos importantes, entonces debes hacer que tu jefe sea consciente de ello.

3.2 Haz una lista de tus responsabilidades laborales

Hacer una lista de tus responsabilidades laborales puede ayudarte a demostrarle a tu jefe la cantidad de trabajo que estás realizando. Si has asumido tareas adicionales o has tomado responsabilidades adicionales, es importante que destaque todos estos puntos.

4. Entabla una negociación efectiva

Cuando finalmente llegue el momento de comenzar la negociación salarial, es importante que la entables de manera efectiva. Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a hacerlo adecuadamente:

4.1 Presenta tus argumentos

Si has hecho una investigación adecuada y has preparado tus argumentos, es hora de presentarlos a tu jefe. Asegúrate de tener una conversación franca y abierta, evita tácticas de manipulación y actúa con integridad. Trata de escuchar también los argumentos de tu jefe, porque pueden resultar interesantes y dar lugar a nuevas perspectivas.

4.2 Sé paciente

Si bien es posible que quieras que la negociación salarial termine pronto, es importante que seas paciente. Es posible que tu jefe necesite tiempo para pensar en el acuerdo y tomar una decisión. Asegúrate de que entiendes todos los términos y condiciones antes de aceptar cualquier acuerdo.

Conclusión

La negociación salarial en una empresa pequeña o familiar puede ser difícil pero no es imposible. Es importante que investigues sobre el mercado laboral, analices tu situación actual, prepares tus argumentos y entables una negociación efectiva. Recuerda siempre actuar con integridad y ser realista en tus pretensiones, porque con paciencia y perseverancia podrás llegar a acuerdos que sean satisfactorios para ambas partes.